Quizá hablamos demasiado de la productividad y demasiado poco de la felicidad

Si habéis leído otros artículos de mi blog ya sabréis como me gusta hablar de productividad: me gusta aplicar cualquier técnica, probar cómo me funcionan, qué hábitos tengo que tener para ser más productivo, ayudarme de herramientas para mejorar mi productividad. Y aún así, creo que no hablo suficientemente a menudo sobre la felicidad. La felicidad es la base de nuestras vidas, si queremos aprovechar nuestras vidas tenemos que ser felices todos y cada uno de los días, con las distintas circunstancias que tengamos en cada caso… pero felices.

Felicidad

¿Cómo se relacionan la productividad y la felicidad?

En general, cualquier persona que disfrute con lo que haga es mucho más productiva. Cuando entramos en nuestro mundo productivo con una sonrisa en la cara, con la felicidad desbordando dentro de nosotros, a hacer lo que nos apasiona, nuestra concentración y nuestra productividad aumentan de forma exponencial.

Ser productivo (en el sentido más concreto de la palabra, es decir, producir eficientemente lo que realmente es importante) nos ayuda a ser felices, ya que no perdemos el tiempo en cosas que no nos interesan y no son importantes. Evidentemente, a veces tenemos que hacer cosas que no nos gustan, pero si realmente son importantes, tenemos esa motivación intrínseca que sale de nosotros y nos ayuda a resolver este tipo de cosas.

La importancia de la productividad

La relación también es inversa: cuando somos mucho más productivos, generando resultados haciendo lo que nos apasiona, nuestra felicidad aumenta, de forma que ser productivo nos puede ayudar al objetivo final: ser felices con lo que hacemos y cómo lo hacemos.

Por lo tanto, creo que es muy, muy importante aprender a ser productivo en nuestras vidas. No con el objetivo de producir más, sino con el objetivo de hacer con nuestras vidas lo que realmente queremos, simplificar nuestro trabajo y disfrutar y ser felices con lo que hacemos. Una persona realmente productiva es una persona más feliz.

Productividad andando nuestro camino

La importancia de la felicidad

En cualquier caso, lo más importante en la vida es la felicidad. Nuestra felicidad, la felicidad de las personas que nos rodean, la felicidad del resto de personas que habitan en nuestro mundo. En ese sentido, para mi la felicidad es la base de la vida, si vivimos es para ser felices, y tenemos que ser felices para vivir la vida al máximo.

Cuanta más gente pueda ser feliz con sus vidas, disfrutando de todos los días que tienen por delante, tendremos un mundo más feliz, un mundo mejor que podremos disfrutar nosotros y cualquier de los niños que nacen cada minuto. ¿A quién has ayudado a ser un poco más feliz hoy?

Posted in Desarrollo personal and tagged , , .