No estamos preparados para trabajar ocho horas seguidas, ¿de verdad quieres hacer eso toda la vida?

Hay un artículo de principios de año de Sasha VanHoven en 99u.com llamado You Weren’t Meant to Work 8 Hours Straight (algo así como No estás destinado a trabajar 8 horas seguidas) que me llamó la atención cuando lo leí, no tanto por lo que dice, sino más bien por el título: no estamos preparados ni tenemos porqué trabajar 8 horas seguidas, ni mucho menos.

Trabajar ocho horas seguidas

Quizá tendrás que hacerlo durante algún tiempo

En la vida pueden pasar muchas cosas, y una de ellas es que puedes trabajar en una empresa a jornada completa, 8 horas al día, parando solamente un rato para comer. Eso es algo que, para algunos, es inevitable (aunque yo estoy haciendo lo posible para evitarlo), así que quizá tendrás que hacerlo durante algún tiempo.

Sin embargo, para mi es fundamental que cualquier persona piense en eso: trabajar 8 horas al día, 5 días a la semana, es un trabajo insostenible que te hace trabajar más que vivir. Esa no es la intención de la vida, la intención de la vida es ser mucho más feliz, así que si estamos dispuestos a trabajar así, debería ser solamente durante algún tiempo.

Piensa qué te gustaría estar haciendo en este momento

Últimamente me planteo a menudo qué me gustaría estar haciendo ahora mismo si no tuviera ningún tipo de limitación de tiempo o dinero. Saber que cogería un avión y me iría a Venecia o cogería el barco y me iría de crucero me hace seguir luchando por mi proyecto de vida, por mi forma de ver la vida que, en general, creo que es un poco distinta de la forma en la que lo ven una gran parte de la población.

¿Me acompañas? Para dos minutos, deja lo que estés haciendo y piensa qué es lo que te gustaría estar haciendo ahora mismo si no estuvieras leyendo esto ni trabajando, si no tuvieras compromisos por delante y pudieras decidir levantarte y teletransportarte en el sitio que quieras con las personas y objetos que quisieras. ¿Qué harías?

Busca la forma de conseguirlo

Si haces el ejercicio comentado arriba varias veces en distintos momentos del día y durante varios días seguidos, verás que es lo que estás realmente haciendo y qué es lo que te gustaría estar haciendo. ¡Busca la forma de conseguirlo! Para mi es fundamental buscar la forma de conseguir lo que queremos hacer, dejar de lado compromisos con los que no nos sentimos identificados e irnos de viaje, comprarnos un coche o una casa, ir a todos los partidos de fútbol… ¡lo que sea!

Si somos conscientes de lo que queremos, podemos trabajar para llegar a conseguirlo. Y, cuidado, ¡trabajar no significa estar cerrado 8 horas al día en una oficina!

Posted in Emprendimiento and tagged , , , .