¿Cuál es la diferencia entre urgente e importante? Tener claras las prioridades

Acabamos de pasar las Navidades y durante este tiempo a muchos nos ha tocado movernos entre celebraciones y trabajo de la mejor forma que hemos podido. En estos casos, acostumbramos a priorizar las tareas urgentes de forma que podamos seguir avanzando con tranquilidad, pero esto no es en ningún caso lo ideal: lo importante debería pasar siempre por delante de lo urgente.

Marcador de cosas importantes

Diferencia entre urgente e importante

En nuestras vidas lo urgente acostumbra a ser lo importante, así que diferenciarlo no siempre es fácil. Cuando lo pensamos fríamente, parece muy fácil: algo urgente no tiene porque ser importante, la importancia depende de lo mucho o poco que esa tarea/proyecto nos acerque a nuestros objetivos. Pero, sin embargo, en nuestro día a día no todo es tan fácil.

Si piensas en cualquiera de tus tareas actuales, no siempre va a ser fácil decidir si es urgente, importante, ambas o ninguna. Es por este motivo que cuanto más practiques, más fácil te será saberlo, por lo que te recomiendo que cuando te estés planteando qué hacer en cada momento antes pienses en cada tarea y compruebes si es tan urgente o tan importante como parece.

Si haces lo importante puedes reducir lo urgente

Muchas veces pensamos que no hacemos lo importante porque tenemos que hacer lo urgente. Es normal pensarlo en situaciones de estrés y dónde no podemos llegar a todo, pero es importante pensarlo al revés: realmente, si hacemos aquellas tareas más importante con tiempo y bien hechas, seguramente tendremos muchas menos tareas urgentes en nuestras vidas.

Las urgencia en muchas ocasiones son debidas a que no hemos planificado correctamente nuestra vida. Si dejamos cosas importantes sin hacer, llegará un momento que se convertirán en urgencias o que directamente ya será demasiado tarde para hacerlas y habremos perdido una oportunidad importante para nosotros. En cambio, si planificamos correctamente y escogemos nuestras prioridades reflexionando adecuadamente, seguramente haremos esas tareas importantes con la suficiente antelación para que no se conviertan en urgentes.

Ten claras tus prioridades

Lo obvio y fácil en cualquier momento de nuestra vida es decantarnos por lo urgente, ya que es algo que deberíamos tener hecho para ayer. Sin embargo, como decía, tenemos que tener claras nuestras prioridades y cual de nuestras tareas nos acerca más a la finalización de nuestros proyectos. Y, todavía más, cual de nuestros proyectos nos acerca más y mejor a los objetivos y a nuestra visión de la vida.

Si tenemos en cuenta esto, muchas veces pasaremos a priorizar lo importante en vez de lo urgente, lo que nos permitirá avanzar muchísimo más y que, en un futuro, dejemos de tener tantas cosas urgentes y empecemos a resolver más cosas importantes. Lo único que necesitamos un cambio de mentalidad.

Piensa en cualquier tarea que tengas que hacer hoy mismo. ¿Es importante y urgente? ¡Deja de leer y hazla! ¿Es importante pero no urgente? Planifícala cuanto antes para que no se convierta en urgente. ¿Es urgente pero no importante? En ese caso, debes escoger entre hacerlo lo más rápido posible o delegarla para que se haga con tu supervisión. Si no es urgente ni importante, no le des más vueltas, ¿por qué hacerla si no tiene ningún interés?

Imagen | las – initially

Publicado en Organización Personal y etiquetado .