¿Qué es la Ley de Pareto? El principio del 80/20, una puerta gigante a la felicidad

Sigo comentando algunos temas que me interesan sobre el libro La semana laboral de 4 horas, de Tim Ferriss, que estoy releyendo estos últimos días. En este caso vamos a hablar sobre la ley de Pareto, a razón de Vilfredo Pareto, un controvertido economista y sociólogo que vivió entre 1848 y 1923, que anunció la Ley de distribución de los ingresos, lo que a día de hoy llamamos Ley de Pareto o principio del 80/20.

Principio de Pareto

¿Qué dice la Ley de distribución de los ingresos o Ley de Pareto?

La Ley de distribución de los ingresos afirma que el 80% de la riqueza y los ingresos son producidos por el 20% de la población.

Curiosamente, esto puede aplicarse a ámbitos muy distintos al simplemente económico y, de hecho, puede encontrarse en casi cualquier parte: el 80% de los guisantes del jardín de Pareto salían del 20% de las vainas que había plantado. ¿Curioso? ¿Casualidad? Ni mucho menos, parece ser que esto podemos aplicarlo de muchas formas en nuestras vidas:

  • El 80% de las consecuencias se deriva del 20% de las causas.
  • El 80% de los resultados procede del 20% de los esfuerzos realizados y del tiempo invertido.
  • El 80% de los beneficios de una empresa proviene del 20% de sus productos y de sus clientes.
  • El 80% del total de ganancias obtenidas en la Bolsa va a parar al 20% de los inversores y tiene su origen en el 20% de los valores de una cartera individual.

¿Siempre un 80% contra un 20%?

No, ni mucho menos. La relación 80/20 es una relación básica para explicar la Ley de Pareto y, de hecho, es un número habitual a la hora de analizar muchos ámbitos de nuestras vidas. Sin embargo, lo que quiere transmitir la Ley de Pareto es que ese es un límite, pero que también son habituales las relaciones 90/10 o incluso 99/1.

Sabiendo esto, no es tan importante buscar la relación, como buscar esos pequeños porcentajes que pueden ayudarnos a mejorar nuestra vida de forma sustancial, cambiar o potenciar esas pequeñas cosas que realmente tienen una implicación directa en nuestro día a dí, ya sea a nivel de productividad, resultados, felicidad, amigos, clientes o inversiones. La Ley de Pareto puede aplicarse en cualquier ámbito de nuestras vidas.

Escritorio y productividad

Aplicando la Ley de Pareto a la felicidad

Umm… ¿pero no hablamos siempre de productividad? Sí, y quizá hablamos demasiado de la productividad y demasiado poco de la felicidad. Una de las cosas que me gustó muchísimo de Tim Ferriss en esta parte del libro es que lo primero que se plantea es…

  • ¿Qué 20% de causas son responsables del 80% de mis problemas e infelicidad?
  • ¿Qué 20% de causas producen el 80% de mi felicidad y deseos cumplidos?

Ni una palabra sobre productividad. ¿Para qué sirve o, más bien, para qué debería servir nuestra productividad? Para ser felices, sin duda. Nuestra vida es limitada y una buena forma de aprovecharla es siendo felices todos y cada uno de nuestros días, así que es interesante plantearnos las dos preguntas anteriores que nos propone Tim Ferriss para aplicarlas en nuestras vidas y reducir las causas de nuestra infelicidad y dedicar ese tiempo a las cosas que nos ayudan a ser felices y a cumplir nuestros deseos.

Ser conscientes de la Ley de Pareto y aplicarla en nuestro día a día nos puede ayudar a ser mucho más produc… felices. Sí, ¡felices!

Posted in Organización Personal and tagged .