9 formas de enfocarte para avanzar en tus objetivos

Hace ya bastante tiempo que leí un artículo de Ciara Conlon en lifehack, pero había dejado este artículo de lado porque tenía muchos otros temas por escribir que también me interesaban. Ciara en su artículo cita siete formas para encontrar el enfoque adecuado y poder hacer las cosas que tenemos que hacer, yo he querido […]

Utilizar o no el correo como gestor de tareas

Por qué ya no utilizo el correo como gestor de tareas

Ya hace más de un año publiqué un artículo llamado Yo gestiono algunas de mis tareas desde mi correo, ¿algo práctico o una mala idea?. En ese artículo ya comentaba que eso dependía muchísimo de la situación y de la forma de trabajar y, tras más de un año, mi situación y forma de trabajar […]

3 rutinas que nos permiten recuperar el trabajo tras las interrupciones

Las interrupciones son habituales en nuestro día a día. Podemos intentarlas minimizar, pero nunca conseguiremos evitarlas al 100%. Es por este motivo que es importante ser conscientes de qué estábamos haciendo y qué tenemos que hacer tras la interrupción para perder el mínimo tiempo posible y, especialmente, la mínima energía. Saber decir que no Lo […]

Multitarea, ¿es buena o mala? ¿cómo gestionarla?

La multitarea es un tema que va saliendo de forma recurrente en mis artículos, pero que nunca había dedicado un artículo entero a hablar de ella. Ha llegado el momento. Hacer multitarea significa, como el propio nombre indica, hacer múltiples tareas. Nada más, así de sencillo. Algunos dirán lo contrario, pero la multitarea, de por sí, no es buena ni mala. Las personas podemos hacer dos cosas a la vez, pero no podemos hacer dos cosas que requieran de nuestra total concentración. ¡Vamos a verlo!

Ley de Parkinson

¿Qué es la ley de Parkinson? Acorta el tiempo de trabajo para limitarte a lo importante

Sigo leyendo a Tim Ferriss y, tras la Ley de Pareto, quería aprovechar para hablar un poco sobre la Ley de Parkinson. La Ley de Parkinson afirma que todo trabajo se dilata indefinidamente hasta llegar a ocupar la totalidad del tiempo disponible para su completa realización y, por lo tanto, que el tiempo invertido en un trabajo varía en función del tiempo disponible. Si tenemos 8 horas para trabajar… trabajaremos 8 horas y nos faltarán más para conseguir lo que queremos.