A veces no consigo concentrarme, te cuento lo que intento hacer

A veces no puedo concentrarme. No me pasa muy a menudo, pero sí que es algo que se repite cada pocas semanas. Sea por el motivo que sea, es bueno tener claras algunas cosas para esos momentos de poca concentración. Respirar de forma consciente, analizar la falta de concentración, reducir las distracciones o buscar tareas fáciles son las mejores formas para conseguir hacer lo que tenemos que hacer y aprovechar los días en los que más nos cuesta concentrarnos.

Hacer es fundamental

Tareas cortas, otra clave para no estresarnos

Uno de los problemas principales cuando queremos organizarnos y ser productivos es que vemos muchas tareas por hacer y tenemos poco tiempo para hacerlas. Este tema suele ser una de los elementos principales para estresarnos, algo que acostumbra a implicar dejar de hacer lo que deberíamos estar haciendo, o hacerlo sin concentración. Cuando tenemos mucho trabajo, debemos concentrarnos en lo que tenemos que hacer. El hacer es fundamental para seguir adelante.

Efecto Pigmalión, la mímica psicológica

Efecto Pigmalión, o cómo motivar a las personas con quién trabajas dejando de criticar

A raiz del artículo Dime cómo hablas y te diré cómo será tu vida publicado por Antonio José Masiá hará ya algún tiempo, me gustaría reflexionar un poco sobre el llamado Efecto Pigmalión. ¿Qué es el efecto Pigmalión? El efecto pigmalión es uno de los sucesos que describe cómo la creencia que una persona tiene sobre otra puede influir en el rendimiento de esta otra persona. Esto supone, por tanto, algo importante de conocer y estudiar para los profesionales del ámbito educativo, laboral, social y familiar.

Imposible, hasta que se hace

¿Es imposible? Si quiero, ¿puedo? ¡La vida da muchas vueltas!

Es domingo. Te despiertas por la mañana en la cama. Antes de levantarte, se te ocurre un nuevo proyecto, una idea loca que va a conseguir revolucionar tu vida. No solamente tu vida, también la de los demás. Te levantas de un salto y vas al baño pensando en ese nuevo proyecto, ya te imaginas cómo lo harás y cómo puede salir adelante. Incluso ya te ves con una empresa montada y dirigiendo a un equipo de pocas personas trabajando para llegar a conseguir lo que te has propuesto. ¿Y después?

La motivación y la satisfacción personal deben ser el motor de tu vida

La motivación y la satisfacción personal, el motor de nuestras vidas

Tras bastantes artículos sobre colaboración y voluntariado, la satisfacción personal ha sido una parte importante de mi blog. Cuando escogemos podemos priorizar algunas cosas, pero la satisfacción personal debería estar en gran parte de nuestra vida. Uno de los elementos imprescindibles es la motivación, las ganas de hacer lo que hacemos. Si hacemos las cosas sin un objetivo claro, la falta de motivación nos transportará inevitablemente a una falta de satisfacción personal.

Tiempo y calendario

¡No tengo tiempo! Nunca tendrás tiempo para eso, así que no sigas esperando

Cuando estás emprendiendo un proyecto, nunca tendrás tiempo para todo. ¡Nunca! El tiempo es limitado, así que si tienes esto claro, debes priorizar. Empieza en trabajar en los temas que te interesan desde ya, hoy mismo, esperar no te servirá para tener tiempo ni recursos para hacerlo. Aprovecha un rato antes de irte a dormir, ponte el despertador antes para trabajar media hora por la mañana, sé productivo en tu mediodía cuando normalmente estabas sin hacer nada. ¡A trabajar!